HISTORIA DEL CENTRO Nº1

El Centro fue creado en el año 1968 mediante Decreto N°3077/68, constituyendo el primer paso del plan diseñado por el Dr. Mauricio Goldemberg, que contemplaba la creación de una red de centros comunitarios para la atención de la salud mental de la población y la reconversión de los tradicionales servicios psiquiátricos hospitalarios en Servicios de Psicopatología y Salud Mental.

Desde su origen, está institución fue concebida como una experiencia piloto inserta en una red de servicios públicos e intersectoriales, impregnado de una nueva concepción de la salud mental que priorizaba los aspectos preventivos y la asistencia ambulatoria, en oposición al tradicional enfoque manicomial.

El plan del Dr. Goldenberg implicaba una reformulación global de la atención psiquiátrica, abría la problemática de la salud mental a la comunidad, integraba otros/as profesionales al tratamiento (abordaje interdisciplinario y multidisciplinario), incorporaba el psicoanálisis en la atención pública, creaba dispositivos terapéuticos que permitieran la rehabilitación del paciente crónico para posibilitar su reinserción social a través del Hospital de Día y las Comunidades Terapéuticas. Buscaba aumentar la prevención y detección temprana de los trastornos a través de un sector de abordaje sanitario en el ámbito comunitario.

En 1984 se realiza la apertura programática, dando lugar a un nuevo Plan de Salud Mental para el quinquenio 1985 – 1989. El CSM Nº 1 permanece descentralizado pero con dependencia jerárquica y administrativa del Hospital Gral. Hospital Ignacio Pirovano.

La doble dependencia es resuelta por Decreto Nº 2226/06 que transfiere del Área Programática del Hospital Pirovano, el Centro de Salud Mental “Dr. Hugo Rosarios”, a la Dirección General de Salud Mental.

En la actualidad, el derecho a la salud integral constituye un derecho humano fundamental que se encuentra consagrado en el artículo 20 de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Asimismo, el mismo se sustenta en la Constitución Nacional, mediante la jerarquía constitucional otorgada por el artículo 75 inciso 22 a múltiples instrumentos internacionales de derechos humanos, entre otros, el artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el artículo XI de la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, y el artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Cabe destacar que el Centro de Salud Mental en cuestión, es un componente fundamental del sistema público de salud de la Ciudad, por ser un efector de atención especializada ambulatoria, con coordinación interdisciplinaria e interinstitucional. En este sentido, ofrece servicios orientados a la prevención, promoción, asistencia y rehabilitación. El mismo concentra sus actividades en la atención a la comunidad, impulsando el desarrollo de diversas propuestas y abordajes sobre problemáticas relativas al campo de la salud mental.

La institución además desempeña un papel central en la formación y capacitación de profesionales en el área de la salud mental, contando con docentes de grado y posgrado en la materia, de conformidad con lo establecido por los artículos 12 y 17 de la Ley N° 448 -Ley de salud mental de la Ciudad de Buenos Aires.

Dichas actividades están estrechamente relacionadas con los ejes centrales de la política del sistema de salud. Entre ellos se encuentran, la atención de adicciones, la asistencia especial en situaciones de violencia, la intervención pos-internación, así como la asistencia a toda problemática en salud mental en todas las franjas etarias, evitando la llegada de personas a Instituciones asilares o de mayor complejidad.

Actualmente se destaca por su capacidad de atención ambulatoria de pacientes con un amplio abanico de problemáticas psíquicas, conservando para ellos sus vínculos primarios, familiares y sociales. Se torna así en un Centro de referencia para la comunidad circundante y para ciudadanos de distintos lugares de residencia tanto de la Ciudad de Buenos Aires, como de la Provincia.

La producción científica alcanzada por la Institución para dar cuenta de la demanda que asiste la ha llevado a generar múltiples dispositivos de capacitación e investigación en los cuales se forman en posgrado profesionales de las disciplinas que intervienen en Salud Mental. La capacidad de articulación entre la práctica del Psicoanálisis y la asistencia en Salud Mental constituye un eje central en el modo en que se desarrolla su práctica y la capacitación que se realiza.

No hay comentarios :

Publicar un comentario